Así cambia tu cerebro cuando encuentras pareja

Mi amiga preguntó ¿cómo te hiciste su novia? Yo le conté nuestra historia con la misma emoción y le dije que me hacia sentir cada vez que lo veía, la verdad es que a veces ni platicábamos nada a veces en su auto solo nos veíamos fijamente a los ojos con amor y ternura, más adelante tuvimos problemas de pareja relacionados con la inmadurez y la comunicación.

El amor puede ser lo más importante en nuestras vidas, hace unos días leí que los bebés generan todo tipo de confianza en sí mismos desde que nacen con solo darles afecto.

Las personas mueren por amor, matan por amor y nos podemos enamorar a cualquier edad.

Desde que estamos en la pubertad y nos fijamos en una persona por primera vez,  hasta los ancianos no dejan de sentir ese amor de pareja muy placentera.

El corazón = símbolo del amor. Pero la verdad el amor solo es química que genera nuestro cerebro, ya que el le envía emoción a nuestro cuerpo y nos hace actuar de una manera como si estuviéramos drogados.

De hecho, algo tan simple como mirarse a los ojos durante unos cuantos segundos hace que los niveles de esta sustancia crezcan mucho.

Estas son algunas sustancias químicas que generas cuando tienes pareja.

OXITOCINA

La oxitocina, por ejemplo, aparece en gran cantidad en momentos de intimidad en los que se establecen relaciones amistosas o de protección.

DOPAMINA

Pero la dopamina es la que está más involucrada en esa sensación de euforia que nos inunda cuando nos relacionamos a alguien de quien nos estamos enamorando. Su liberación en grandes cantidades nos llena de bienestar y hace que en el futuro intentemos repetir la experiencia.

NOREPINEFRINA Y ADRENALINA

La norepinefrina provoca que nos suba la adrenalina, con lo que aumenta el ritmo de nuestras pulsaciones, sube nuestra presión arterial y nos acabamos poniendo rojos como tomates y teniendo esa sensación de nerviosismo que sentimos cuando nos gusta alguien. Asimismo, está relacionada con que perdamos el sueño y el apetito cuando nos enamoramos. Y es la que nos lleva a hacer incluso cosas temerarias “por amor”. 

SEROTONINA.

Es la hormona de la felicidad y, al igual que la dopamina, nos empuja a buscar por instinto las sensaciones que el amor nos provoca y nos hacen sentir tan bien. Casi como lo hace una droga.

Algunas de las fases son:

Fase 1. Enamoramiento. Incremento de adrenalina. Aumenta el latido cardíaco, aumenta la presión sanguínea, estamos alerta y plenos de energía. En exceso, sentimos ansiedad. El hipotálamo produce dopamina la clave en la atención, la motivación y el placer, que a su vez induce la liberación de testosterona, la hormona que lleva al deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. 

Fase 2. Locura de amor. Disminución de la serotonina. Similar a un trastorno del ánimo como la depresión. Pérdida de la sensación de control. Ansiedad, dudas, inestabilidad. ¿Me va a dejar? ¿Ya no me quiere? Sentimientos obsesivos.

Fase 3. Pérdida del juicio analítico. La corteza frontal se ralentiza. Se toman decisiones irracionales e impulsivas. Se olvidan los errores similares en el pasado. Se aceptan riesgos exagerados y se actúa de forma irreflexiva. 

Fase 4. Estabilización. La liberación de las hormonas oxitocina y vasopresina se superpone sobre los efectos de la testosterona, la dopamina y la adrenalina. Se generan vínculos en la pareja que pueden durar décadas. La oxitocina se libera durante el orgasmo, por lo que una buena relación sexual refuerza el vínculo de pareja.

¿y tú cómo te sentiste cuando te enamoraste?

Cuéntame… ¿alguna vez llegaste a amar demasiado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s