Eres lo que dices

Estás pensando en un proyecto que resulta que es algo que anhelas y de repente hay alguien que se acerca a tu oido y escuchas que te dice no vas a poder, es muy complicado, es difícil y te vas a quedar en ese trabajo que no te gusta por siempre siempre siempre….

De repente sientes como tu respiración cambia y tus pulsaciones son más rápidas, no sabes que tienes y solo quieres aire fresco.

Esto me pasa a mi cada vez que me digo que esto no va a funcionar, que mis sueños no se van a poder hacer realidad, verme como toda una empresaria en la playa y la playa se va alejando cada vez más quiero gritar. 

Cada vez que me dijo diana no creo en ti estoy matando una neurona ¿sabías esto? y cada vez que me lo digo, mi cuerpo se enferma ¿por qué pasa esto? Me pregunté.

Empecé a sacar respuestas, no puedo vivir así me dije.

Así que encontré que Bernard Roth es un profesor de ingeniería de la Universidad de Stanford y también director académico del Instituto de Diseño Hasso Plattner, el cual escribió un libro llamado The Achievement Habit. En él menciona varias de las fórmulas lingüísticas que conducen al triunfo o al fracaso lo que tu más quieras atraer al final si quieres cambiar tus pensamientos.

Las palabras que nos decimos a nosotros mismos son palabras que generan alegria, tristeza o molestia, pues la primera persona con la que hablamos es con nosotros mismos y con la primera palabra que nos decimos empieza nuestro día entonces es ahi donde hacemos consciente lo inconsciente.

Si se habla desde el punto de vista psicológico, estas palabras están frecuentemente empleada para justificar, posponer o impedir una acción.

Especialmente cuando se utiliza en frases como “Sí, pero”, revela una intención de autosabotaje. Equivale a lo que comúnmente llamamos “ponerle peros a las cosas”. Es decir, crear obstáculos innecesarios o ficticios para pasar a la acción.

Lo que el profesor Roth propone es eliminar la palabra pero del vocabulario habitual. Sugiere que tu vida podría cambiar si prescindes de ella, ya que te obliga a cambiar de perspectiva al usarla. La apuesta es sustituir esos peros por la conjunción y. De este modo, en lugar de decir, por ejemplo, “Quiero cambiar de pareja, pero me da miedo quedarme solo”, se diría: “Quiero cambiar de pareja y me da miedo quedarme solo”.

Bernard Roth señala que si haces algo, nunca es realmente porque estés obligado a hacerlo. De un modo u otro has elegido hacerlo. Así que al eliminar la expresión “tengo que hacer” y sustituirla por “quiero hacer”, simplemente estás admitiendo tu responsabilidad frente a la vida que llevas. Veámoslo en algunos ejemplos:

Cambiar “Tengo que terminar este trabajo para mañana porque de lo contrario perdería mi trabajo” por “Quiero hacer este trabajo para mañana porque es una manera de conservar mi empleo”

Cambiar “Tengo que ser tolerante con mi pareja, porque si no podría aburrirse de mí y dejarme” por “Quiero ser tolerante con mi pareja porque es una manera de enriquecer la relación y estar mejor”

Cambiar “Tengo que hacer ejercicio porque estoy engordando de una manera terrible” por “Quiero hacer ejercicio para sentirme más cómodo con mi cuerpo”

Cada vez que se cambia el tengo por el quiero, inmediatamente se vuelve necesario cambiar la perspectiva negativa, por una más positiva. Al mismo tiempo, se elimina una fuerte carga emocional. Es por eso que tu vida podría cambiar muy positivamente al eliminar esas palabras de tu vocabulario habitual. ¿Por qué no lo practicas durante un mes y evalúas los resultados?

Nuestro vocabulario está guardado en nuestra mente inconsciente y es con ella con la que nos manejamos en un 93%, de hecho es allí donde se controlan nuestras funciones básicas y vitales como la respiración, pero además es en nuestro inconsciente donde nace nuestra emocionalidad, la cual está íntimamente relacionada con las palabras que usamos para interactuar, relacionarnos y describir al mundo que nos rodea.

¿Recuerdan el post el poder de mis palabras? Este está relacionado con palabras que te pueden ayudar a cambiar tu pensamiento esto va más allá de lo que tu escuches externamente. Tu cerebro le hace más caso a lo que tu le dices.

Haz escuchado la frase “si lo crees lo creas” esto es tan sencillo como tu lo deseas. Otra cosa si necesitas ayuda acude con un psicólogo por que a veces hay otras cosas bloqueando tu mente.

Cambiar de pensamiento de acuerdo a las palabras es un trabajo duro como todo lo que vale la pena así que trabajemos en eso.

¿Qué te pareció este post?

¿Tú cómo trabajas esta parte de hablar contigo?

¿Que te funciona más? 

Si crees que alguien necesita cambiar su lenguaje comparte, créeme que le ayudaras mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s