Tomate tú tiempo.

1.- Acepta que te encuentras dudoso sobre algo, que es normal dudar, que no por dudar eres menos capaz o inteligente o sano, y que es momento de encaminarte a tomar una decisión, identifica el miedo detrás de esa duda, preguntándote “¿qué es lo peor que podría pasar?” identifica lo irracional de ese miedo, y dedícate a averiguar si es cierto que eso que temes pueda pasar, (esto bajará tu presión a ti mismo y te permitirá ver las cosas y sentir con mayor claridad)

2.- Haz una lista de ventajas y desventajas de las opciones que tienes en mente o de lo que estás dudando, pues si tienes que optar por algo, seguramente estarás recibiendo ciertas ventajas pero de la misma manera, encontrarás desventajas, lo importante es que las ventajas sean mayores o más importantes para ti que las desventajas. ( el ser consciente de las desventajas te permitirá bajar el miedo a ellas, atrévete a considerarte apto para hacerles frente).

3.- Intenta bajar la racionalización excesiva, y contacta con tu emoción y con tu sentir. Para hacer esto, visualiza las diferentes situaciones u opciones que están pasando por tu mente, ubícate ahí, e intenta sentir cuál te da más paz, en cuál te sientes más tranquilo.  (muchas veces todas esas cosas que piensas sobre lo que dudas no es verdad, no te consta, son miedos infundados, no desgastes energía y pensamientos en eso, no te creas tan poderoso como para saber todas las consecuencias de lo que tu decisión pueda traer, simplemente decide momento a momento)

4.- Armate de valor. Acude a tu fuerza interior, a tu poder como persona, y ACTÚA esa decisión que deseas. CONFÍA en que decidas lo que decidas, todo estará bien (la que tú deseas, sin tomar en cuenta opiniones de los demás o pensar en lo que puedan pensar los demás una vez que lo decidas)

5.- Date la oportunidad de vivir bajo esa decisión, y no te culpes o castigues si no fue lo que querías, siempre puedes regresar a tomar una nueva decisión, o a retomar el camino (aunque salirse del camino es parte del mismo).

Para finalizar, recuerda que ninguna decisión es “buena o mala”, tampoco ninguna decisión es “la correcta”, lo importante es que ante cada decisión que tomes en tu vida, lo hagas desde tu sabiduría personal, la cual está directamente contactada con el amor a ti mismo.

El mundo es cuestión de perspectiva

Publicado por Diana Galicia Ramirez

Me encanta escribir mis emociones siento que es una de las mejores formas de desahogo y así darte cuenta al leerte sobre que estas haciendo mal o bien, pienso que todos necesitamos ser escuchados ya que a veces nos sentimos así por que no sabemos que dirección tomar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: